La dama de Alta Saboya – La dame de Haute-Savoie

 

Cuando esté cansado

De sonreír a esas personas que me aplastan

Cuando esté cansado

De decirles siempre las mismas frases,

Cuando sus palabras volarán en pedazos,

Cuando no haya más muros frente a mi,

Iré a dormir a lo de la dama de Alta Saboya.

 

Cuando esté cansado

De avanzar en las brumas de un sueño,

Cuando esté cansado

De una profesión donde caminas, donde te rompes,

Cuando el mañana me traiga

Sólo los gritos humanos de una jauría acorralada,

Iré a dormir a lo de la dama de Alta Saboya.

 

Hay estrellas que corren

En la nieve que rodea

Su casa de madera,

Hay guirnaldas que penden del techo.

Y la noche cae

Sobre los pinos blancos,

Justo cuando ella golpea con los dedos,

Justo cuando ella golpea con los dedos.

 

Cuando habré dado todo,

Escrito todo, cuando no tenga más lugar,

En lugar de tirarme

Sobre el primer Jesucristo que pase,

Llevaré mi guitarra conmigo,

Y tal vez mi perro

Si todavía está,

E iré dormir a lo de la dama de Alta Saboya.