Las personas ausentes – Les gens absents

 

He pasado el invierno

Esperando una palabra,

Es como el desierto

Bajo una gota de agua,

La barca al revés

Posada sobre los caballetes :

Se ve a través de ellos,

Sirve para los pájaros.

He visto la primavera

Descender el horizonte,

Los animales y las personas

Salir de las casas,

Los pájaros cantar

Sin que se sepa por qué…

Y yo estaba siempre

Sin noticias tuyas.

Alrededor de las casas

Otro verano resplandece,

Algunos pajarillos

Vuelan ya,

Frágiles copos

Frente a la ingravidez,

En el azul profundo

De los grandes calores.

En lo alto de los postes,

Los pájaros viajeros

Esperan el otoño

Como al acecho.

Las flores y los hombres

Pierden sus colores…

Y sigue sin haber nadie

En el contestador.

Las personas ausentes,

Es ese el problema,

Giran todo el tiempo

Delante de nuestros ojos.

Creíamos deshacer

El abrazo de un golpe seco,

Y, finalmente,

Nos despertamos con él.

Sólo una pregunta

¿ Duran aún

esas manías que tienen

de girar alrededor ?

Hablamos mientras dormimos,

¿ Es eso normal ?

Para las personas ausentes,

Todo es igual.

He pasado el invierno…

Como el desierto…

El corazón al revés…

Se ve a través…

¿ Qué son esas historias

de flores, de estaciones,

de pájaros extraños

que vienen y que van ?

Son rodeos,

Es para que entiendas

Que me agarro

A las cosas que vuelven.