Los caballeros cátaros – Les chevaliers cathares

 

Los caballeros cátaros

Lloran suavemente

Al borde de la autopista

Cuando la tarde cae,

Como un último insulto

Como un último tormento,

En medio del tumulto

Vestidos de cemento. 

 

El humo de los autos,

Las piedras de los niños,

Los ojos sobre los campos de tortura

Y los tachos de basura delante,

Es alguien del sur del Loira

Que ha debido dibujar los planos ;

Ha olvidado sobre el vestido

Las manchas de sangre.

 

Han esculpido en la piedra

Que les ha roto el cuerpo,

La cara en el polvo

De su antiguo tesoro,

Sobre el gran tablero de luz

Narrada también su muerte.

Los caballeros cátaros

Piensan aún en eso.

 

Que no disguste a aquellos que deciden

Del pasado y del presente

Ellos no tienen más que siete siglos de historia

Ellos están aún vivos.

Escucho todavía el ruido de las armas,

Y veo aún seguido

Las llamas que lamen los muros

Y los osarios gigantes.

Los caballeros cátaros

Lloran suavemente

Al borde de la autopista

Cuando la tarde cae,

Como un último insulto

Como un último tormento,

En medio del tumulto

Vestidos de cemento